Polémica entre Corrientes y Santa Fe por un operativo antidrogas

Dos jefes policiales santafesinos fueron detenidos por “privación ilegítima de la libertad” de testigos. Horas después los liberaron. Un operativo antidrogas generó un conflicto entre las provincias de Santa Fe y Corrientes en el cual hasta llegó a intervenir directamente el gobernador Ricardo Colombi.
El jefe de la Dirección de Prevención y Control de Adicciones, José Moyano, y el subjefe de Inteligencia de Zona Norte, Claudio López (ambos de Santa Fe), fueron detenidos y luego liberados en Goya, en el medio de un procedimiento antinarcóticos que llevaban adelante los agentes santafesinos con autorización del juez federal de Reconquista, Aldo Alurralde. “Se hizo todo ajustado a derecho”, dijo este último.

Una fuente del Gobierno de Miguel Lifschitz le dijo a Clarín que se actuó “bien”. Luego de una investigación de la ex división de Drogas Peligrosas de Santa Fe, se dispuso un operativo en Reconquista para desbaratar una banda narco que operaba en el río Paraná, entre Goya y Reconquista. Tras detener a cuatro personas con 40 kilos de marihuana, el juez Alurralde libró ocho órdenes de allanamiento en la vecina provincia.

Los agentes santafesinos “levantaron” testigos de Corrientes y los trasladaron 240 kilómetros hasta Goya. “Al llegar a una casa y encontrar material probatorio (drogas y armas), llega la Policía Local y, al rato, el gobernador Ricardo Colombi”, explicó un portavoz del Ministerio de Seguridad de Santa Fe.

Sin embargo, desde Corrientes advirtieron que la presencia del gobernador fue casual en el lugar, aunque habría llamado al ministro de Seguridad de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, para pedirle explicaciones.

“El despliegue de fuerzas locales fue extraordinario, pero los vecinos aplaudían el accionar de los visitantes porque sabían que allí se vende droga”, describió un testigo.

Moyano y López fueron arrestados por “privación ilegítima de la libertad” a raíz de la denuncia de los padres de los testigos que llevaron desde Corrientes.

El jefe de la Policía, José Amaya, viajó hoy mismo de Santa Fe a Corrientes para conocer la situación de sus subordinados detenidos. Horas después, a las 20, los liberaron.